En un artículo del NYT el terrorista de Fatah encarcelado acusó a Israel de “apartheid judicial”

El líder árabe Fatah Marwan Barghouti es escoltado por la policía israelí en un tribunal de primera instancia de Jerusalém a declarar como parte de una demanda civil de Estados Unidos en contra de la dirección "palestina", en enero de 2012. Barghouti fue condenado a cadena perpetua en 2002 por la organización de ataques asesinos ataques contra israelíes durante la segunda intifada (foto: Flash90)

El terrorista de Fatah encarcelado, Marwan Barghouti acusó a Israel de cometer abusos durante muchos años y de un tratamiento inadecuado a los prisioneros palestinos en un artículo de opinión del New York Times publicado el domingo, en la que explica las razones para una masiva huelga de hambre de presos que él está conduciendo.

En su artículo, Barghouti buscó caracterizar a los tribunales israelíes como “instrumentos de colonial de la ocupación militar” con motivaciones políticas destinadas a aplastar las aspiraciones palestinas de libertad e independencia – en lugar de un sistema de justicia imparcial en un estado democrático castigando a los que han sido condenados por la comisión de delitos.

El propio Barghouti es el ex líder de Tanzim, el ala armada de Fatah y fundador de la Brigada de los Mártires de Al-Aqsa, un grupo terrorista de Fatah. Fue condenado en 2004 por cinco cargos de asesinato y un intento de asesinato, y estaba implicado en planificar y llevar a cabo otros cuatro ataques terroristas.

The New York Times hizo mención de la historia de Barghouti, refiriéndose a él como “un líder palestino y parlamentario” en el pie de página del artículo.

Barghouti afirmó que los tribunales israelíes son “una farsa de la justicia … décadas de experiencia han demostrado que el sistema inhumano de Israel de la ocupación colonial y militar tiene como objetivo romper el espíritu de los presos y de la nación a la que pertenecen, al infligir sufrimiento en sus cuerpos, separándolos de sus familias y comunidades, utilizando medidas humillantes para forzar su sometimiento”.

Acusó al Estado judío de cometer “infracciones graves” de los Convenios de Ginebra en su trato a los prisioneros y dijo que “los presos y detenidos han sufrido torturas, tratos inhumanos y degradantes, y negligencia médica”.

También dijo que Israel era culpable de “apartheid judicial, que proporciona casi total impunidad a los israelíes que cometen crímenes contra los palestinos, mientras que penaliza la presencia y la resistencia palestina”.

El lunes más de 1.000 prisioneros estaban listos para iniciar una huelga de hambre masiva convocada por Barghouti. La huelga fue programada para coincidir con “El día de los Prisioneros Palestinos”, un evento anual que se celebra en solidaridad con los más de 6000 prisioneros de seguridad [terrorismo] palestinos presos en cárceles israelíes.

Barghouti comenzó a llamar a una huelga después de las conversaciones entre los representantes de los presos y el Servicio de Prisiones de Israel sobre la mejora de las condiciones de reclusión que llegó a un callejón sin salida. Esas conversaciones comenzaron más de un año y medio atrás.

Entre las demandas de Barghouti y los prisioneros están la reanudación de una segunda visita mensual por miembros de la familia (un beneficio que fue cancelado por el Comité Internacional de la Cruz Roja debido a los recortes de presupuesto), la prevención de las reuniones familiares se canceló por razones de seguridad, y la restauración de los estudios académicos y exámenes de matriculación a los prisioneros.

Otras demandas incluyen más canales de televisión en las celdas y teléfonos celulares en las alas de seguridad.

Barghouti se ha mantenido políticamente activo desde detrás de las rejas, y es a menudo considerado como uno de los pocos posibles sucesores del presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas de 82 años de edad.

Muchos palestinos ven el movimiento de Barghouti como principalmente un juego de poder interno o un intento de enviar un mensaje específicamente a la dirección de Fatah y a Abbas, que excluyó a Barghouti de una reciente reunión del Comité Central y no dio a Barghouti la posición de vicepresidente de la Autoridad Palestina.

El ministro de Seguridad Pública de Israel Gilad Erdan dijo el domingo que la huelga era realmente acerca de la política palestina interna y no una supuesta disputa sobre las condiciones de reclusión, poniéndo énfasis en sus “demandas poco razonables relativas a las condiciones en las cárceles”.

Hamas, el principal rival de Fatah, anunció el domingo que sus miembros también se unirán a la huelga, al igual que el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), otra facción palestina.

Partidarios de Barghouti también están planeando marchas y manifestaciones en Judea y Samaria en apoyo de la huelga.

 

Avi Issacharoff y Stuart Winer contribuyeron a este informe en The Times Of Israel | Traduce: © estadodeisrael.com

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*