Rabino Sergio Bergman, Ministro de Medio Ambiente de Argentina: Dios ayuda a aquellos que se ayudan

Rabino Sergio Bergman, Ministro de Medio Ambiente de Argentina: Dios ayuda a aquellos que se ayudan
Ministro argentino de medio ambiente y sostenibilidad, Rabino Sergio Bergman. (Titu Becher)

BUENOS AIRES – En una lujosa oficina en el Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible de Argentina, el Ministro Sergio Bergman sonríe con confianza para una fotografía delante de un estante para libros atestado, su escritorio cubierto de papeles.

“Todo ciudadano tiene derecho a un medio ambiente saludable y equilibrado”, se lee en un cuadro en la pared. Al lado de Bergman se destaca una bandera argentina.

De 55 años, Sergio Bergman, un farmacéutico y escritor, es el primer rabino conservador en un cargo público en la Argentina. Con una imperdible kipá colorida en su cabeza, Sergio Bergman claramente no oculta su condición de judío. Dice que sus colegas saben que no le pueden llamar en Shabat.

Su camino a la política repuntó notablemente: En 2011, fue nombrado por el ahora presidente Mauricio Macri para dirigir la Propuesta Republicana de centro-derecha de la lista de candidatos a diputados para la legislatura de Buenos Aires (PRO) del partido. Luego pasó a convertirse en jefe de la dirección de los candidatos al Parlamento Nacional y tuvo éxito en esas elecciones. Unos años más tarde fue elegido por el poder ejecutivo para desempeñarse como Ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible.

En una conversación exclusiva de dos horas con The Times Of Israel, Sergio Bergman no se guarda nada. En una entrevista de amplio alcance, habla de su trabajo diario en la política, el antisemitismo, la relación de la Argentina con Israel y con los enemigos de Israel, y el caso de la misteriosa muerte de Alberto Nisman.

Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Argentina, Sergio Bergman. (Titu Becher)

¿Qué le llevó a entrar en política? ¿Le faltaba algo en su experiencia como rabino?

Fue un viaje, un proceso que se inició después del atentado de 1994 contra el centro judío de Buenos Aires. Era una situación muy traumática. Yo quería hacer lo que pensé que había que hacer. Admito que mi último trabajo como maestro y rabino antes de llegar a la política era mucho más cómodo, por lo que el cambio no sería conveniente para mí, pero era coherente con mis valores.

Empecé a pensar que impartir lecciones de la Torá y al mismo tiempo observar cómo [la Torá] era profanada en la calle era completamente irracional. Además, me di cuenta de que no podíamos confiar en la ayuda de Dios sin hacer ningún esfuerzo propio para mejorar las cosas. Es muy fácil de diagnosticar lo que está mal y expresar sus opiniones como un extraño [en lugar de como un promotor activo del cambio].

Un hombre camina sobre los escombros después de que una bomba explotó en la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en Buenos Aires, Argentina, el 18 de julio de 1994. (AFP/Ali Burafi)

Usted debe haber pasado por diferentes obstáculos en la política. ¿Alguna vez se ha preguntado lo que estás haciendo aquí, o si este es el lugar adecuado para un rabino?

Ejerzo mis responsabilidades gubernamentales desde el punto de vista de un rabino. Nunca dejé de ser un rabino y nunca lo haré. Sólo estoy poniendo mis deberes comunales en pausa en tanto que no puedo conducir a una comunidad y estar a disposición de las personas, aunque lo extraño mucho. No he tenido que suspender el lado institucional de mis responsabilidades rabínicas, y todavía estoy trabajando activamente con “La Fundación Judaica” como gestor y evaluador de proyectos. Por lo tanto, convertirse en un ministro no es una actualización en mi vida. En realidad, si pierdo mis raíces espirituales, pierdo todo.

A pesar de su trabajo exigente, ¿mantiene su estudio de la Torá y guarda el Shabat?

Aún cuando es bastante novedoso para un rabino trabajar como un ministro del gobierno. Todos mis colegas saben que desde el viernes por la tarde hasta el sábado por la noche estoy por lo general en la sinagoga. En otras palabras, si hay una emergencia en Shabat saben que no pueden contar conmigo desde mi teléfono móvil, porque está apagado.

El partido político en el que trabajo tuvo que acostumbrarse a mis costumbres, aunque no me considero un privilegiado especial. Me aceptan como soy y así es como se supone que debe ser. Ellos saben que no voy a renunciar a mi práctica judía en absoluto. El bicentenario de la independencia de Argentina, el 9 de julio del año pasado, coincidió con el Shabat y yo no asistí a ninguno de los eventos nacionales. Shabat es Shabat.

Con respecto a la discriminación y el antisemitismo, ¿siente que todos sus compañeros lo respetan como un Judío?. En una escala del 1 al 10, ¿cómo calificaría el respeto por sus creencias?

Un 10. Hay que reconocer que la gente tiene mucho respeto. Realmente creo que el presidente Mauricio Macri puede tomar el crédito por eso, porque se necesita mucho valor para elegir a un rabino para encabezar la lista parlamentaria en Buenos Aires y, años más tarde, como Ministro de Medio Ambiente.

El presidente argentino Mauricio Macri llega por el 22º aniversario del atentado a la AMIA, el centro judío, que mató a 85 personas en Buenos Aires, Argentina. 18 de julio de 2016. A su izquierda está Sergio Bergman. (AP Photo/Natacha Pisarenko)

¿Qué cualidades cree usted que causó que el presidente lo eligiera?

Es me valora como persona. Él no designó a un rabino, él me eligió a mí como persona, una persona que resultó ser un rabino. Eso es exactamente lo que quería. Si me hubiera elegido por ser un rabino, definitivamente no me habría pedido que dirija el Ministerio de Medio Ambiente. Tal vez me habría considerado para otra posición.

 

¿Por qué, en concreto, cree usted que fue llamado para dirigir el Ministerio de Medio Ambiente?

Macri es un buen jefe de equipo. Él sabe exactamente las cualidades de los “jugadores” que elige. Fue uno de los pocos que sabía de mis estudios científicos y farmacéuticos. Se dio cuenta de que el líder de este ministerio debe tener capacidad técnica para entender todo acerca de la sostenibilidad, pero también, hay una faceta ética en la mayor parte de los problemas planteados. En otras palabras, estos desafíos deben ser resueltos sobre una base técnica, sino ética.

Como miembro del parlamento bajo el gobierno anterior, ¿ha sido alguna vez objeto de alguna expresión de antisemitismo?

No lo creo. Cuando yo era miembro del Congreso durante el gobierno de Cristina Kirchner, solía trabajar en la escuela judía Arlene Fern. El gobierno terminó retirando los subsidios y el envío de los inspectores de trabajo especiales a la escuela, pero yo creo que esto era más debido a mi posición política de oposición que al hecho de ser judío. Encencía mis luminarias de Jánuka en el Congreso, mis colegas me miraban extrañamente pero nadie se opuso.

¿Hoy en día no encuentra ninguna discriminación por parte de la sociedad argentina no judía?

Por desgracia, la respuesta es sí. No podemos decir que Argentina es un país antisemita, pero tiene una gran cantidad de ciudadanos antisemitas. Hace unos días, algunas ciudades se vieron afectadas por los incendios forestales, que son un problema terrible. Hubo mucha ira, y mucha gente me atacó verbalmente, y, como esperaba, hicieron uso de mi identidad y de mi judaísmo para insultarme. Pero yo era consciente de ese riesgo cuando empecé a trabajar en la política.

Una vista de la ciudad de Bariloche, Argentina (crédito de la foto: CC-BY-SA Dario Alpern/Wikimedia Commons)
Una vista de la ciudad de Bariloche, Argentina (crédito de la foto: CC-BY-SA Dario Alpern/Wikimedia Commons)

Por otra parte, los estudios de focus group muestran que la mayoría de los argentinos no saben muy bien lo que es un rabino. Hay un montón de estereotipos – en su mayoría por personas antisemitas – pero para una gran parte de los argentinos el hecho de que soy un rabino en realidad no importa. Lo que generalmente llama su atención es mi kipá. Por ejemplo, cuando camino por las afueras de la ciudad algunas personas asocian mi pequeño sombrero con los islámicos o indígenas. Muy pocos se dan cuenta lo que significa la kipá. Pero, en general, creo que la mayoría de la gente realmente sólo ve mi empatía hacia ellos.

Después de los incendios forestales en Bariloche, usted mencionó la oración en una entrevista y recibió una gran cantidad de críticas públicas por ello. ¿Por qué es la fe vista como un rasgo negativo en la política?

La política significa, básicamente, el amor al prójimo, y la Torá dicta las pautas principales para ello. Por ejemplo, el mandamiento de diezmar se refiere a la política económica y el sistema fiscal. La reacción a lo que dije sobre Bariloche no tenía nada que ver con la desaprobación de mi fe – Creo que fue más acerca de cómo podría interferir en el camino de mi carrera y convicciones.

Cuando el papa dice “orad por mí” nadie se queja. Además, mis palabras fueron sacadas de contexto, en primer lugar me expliqué lo que había que hacer en el terreno y luego mencioné la oración. Ratifico lo que he dicho acerca de la fe, a pesar de que los analistas del gobierno recomiendan que evite hablar de esa manera.

Por lo tanto ¿Le indican que evite ese tipo de lenguaje espiritual en su discurso político?

Sí, en este caso me preguntaron por qué dije lo que dije. Creo que de alguna manera tienen razón, porque un político es vulnerable a que sus palabras sean distorsionadas. Probablemente no es prudente hablar abiertamente acerca de la fe en una situación como esta, cuando la gente podía saltar a conclusiones erróneas. Se podría pensar, “El rabino no sabe nada sobre el medio ambiente y simplemente sugiere que oremos mientras que los incendios arrecian, por lo que esta no es la posición correcta para él, él debe volver a la sinagoga”.

Pero me gustaría dejar claro que no me arrepiento de lo que dije. Creo absolutamente el proverbio de que “el hombre propone, pero D’os dispone”. Tenemos que hacer todo lo posible para ayudarnos a nosotros mismos, pero es muy importante pedir a Dios por protección. ¿Cómo podía alguien ser tan arrogante e irreverente de pensar que el dinero y la tecnología son los únicos medios para gestionar estas catástrofes imprevistas?.

El hombre no puede resolver todo por su cuenta. Hay un montón de cosas que la humanidad simplemente no puede manejar. Como seres humanos somos vulnerables, y pese a los esfuerzos que podemos y debemos hacer, en última instancia, estamos a merced de la voluntad de D’os. Así que la oración trae humildad, disciplina y respeto.

En cuanto a la muerte del fiscal Alberto Nisman y el bombardeo del centro judío AMIA-DAIA en Buenos Aires en 1994, ¿tiene acceso a nuevas pruebas como legislador o como ministro?

No, hay una política del gobierno para mantener los asuntos judiciales independientes de los poderes ejecutivo y legislativo.

Alberto Nisman, el fiscal asesinado investigaba el atentado contra el Centro Comunitario Judío AMIA, habla con periodistas en Buenos Aires, Argentina, miércoles 29 de mayo de 2013. (AP/Natacha Pisarenko)

¿Por ello no fueron capaces de utilizar su influencia para acelerar una o ambas causas?

Hay un claro compromiso que tenemos como servidores públicos. “Influencia” significa proporcionar al organismon todas las herramientas necesarias para llevar a cabo una investigación rápida y eficiente, algo que no se ha hecho hasta ahora. Bajo la administración anterior, los jueces y los fiscales fueron presionados y extorsionados. Ahora es una situación diferente. La corte tiene lo que se necesita, por lo que sólo tenemos que esperar y ver cómo se desarrollan las cosas.

Yo, desde el primer día dije que Nisman fue asesinado. Un suicidio es totalmente y absolutamente improbable. El poder ejecutivo no puede interferir en el proceso judicial, pero afortunadamente ahora han vuelto a abrir la investigación. Nos hubiera gustado que no hubiésemos perdido estos últimos años en los que no se avanzó.

Argentina se abstuvo de votar el 13 de octubre de 2016, la Resolución de la UNESCO sobre la “Palestina Ocupada” ¿Cómo reaccionó a esta decisión?

La resolución es abominable. Estoy totalmente en desacuerdo con la decisión de Argentina de abstenerse, ya que debería haber apoyado a Israel. Es una cuestión de sentido común.

El Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO vota por una resolución que niega los lazos judíos y cristianos a Jerusalém, en París, el 26 de octubre de 2016 (sitio web de la UNESCO, captura de pantalla)

Es completamente irracional negar la conexión entre el pueblo judío y Jerusalém, pero debemos tener en cuenta el contexto. Es importante recordar para ver en retrospectiva, Argentina tenía una fuerte relación con Irán y Venezuela – por no hablar de la participación en el asesinato de Nisman -. Por lo tanto, creo que la abstención es un primer paso hacia el cambio político positivo, aunque por supuesto no es suficiente.

Además de eso, debemos restaurar algo de valor y la integridad de la UNESCO, que se ha convertido en un grupo de presión pro-palestino gestionado por intereses que no tienen nada que ver con servir al pueblo.

¿Alguna vez ha hablado con el presidente de esto?

Sí, y también le dije a la canciller Susana Malcorra que no estaba cómodo con la decisión de la Argentina en la “Resolución de la Palestina ocupada”. Hice lo mismo cuando Malcorra dijo que nuestro país debe continuar desarrollando las relaciones comerciales con Irán, alegando que teníamos un interés estratégico a pesar de la culpabilidad de Irán en los atentados contra el centro judío y contra la embajadas israelí. Una vez más, le dije que no estaba de acuerdo en absoluto.

El entonces Secretario de estado John Kerry (centro), se encuentra con Susana Malcorra (derecha) y Fernando Strafe (izquierda) en la Plaza San Martin en Buenos Aires, Argentina, el 04 de agosto de 2016. (Foto: Departamento de estado de Estados Unidos)

¿Qué le respondió?

Ella es una profesional. Ella dijo que la justicia debe prevalecer – lo que significa llevar a los criminales iraníes a juicio – pero también dijo que el comercio y las buenas relaciones con Irán no deben llegar a su fin. En mi opinión, Argentina no puede mantener relaciones con un estado que apoya el terrorismo, incluso si eso fuera buena estrategia económica o diplomática. En cuanto a la UNESCO, se dice que hay una gran cantidad de presión sobre nosotros. Puedo entender su posición, pero no aceptarla.

¿Cree usted que Argentina está dispuesta a mejorar sus relaciones con Israel?

A lo largo de la historia de Argentina como una democracia nunca ha existido ningún gobierno más abierto a un acercamiento con Israel que el actual. He participado en varios proyectos, asistí a la Conferencia Internacional de Alcaldes en Israel con Mauricio Macri y te puedo decir que estaba muy entusiasmado con la innovación tecnológica de Israel y los proyectos de start-up. Este gobierno podría comenzar a recorrer un camino hacia una relación próspera con Israel basado en la medicina, la biotecnología, la agroindustria y las nuevas tecnologías.

Primer ministro israelí Binyamin Netanyahu se reúne con alcaldes de ciudades de todo el mundo, en la 29ª Conferencia Internacional de Alcaldes, 18 de junio de 2014. a la derecha de Netanyahu está Mauricio Macri, y detrás de él está Sergio Bergman. (fotografía: Haim Zach / GPO/Flash90)

No es lo que yo llamaría un “gobierno pro-Israel”, pero creo que es una administración racional. Cualquier gobierno racional y moderno puede visualizar a Israel como una inspiración y un socio estratégico. En el Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, las tecnologías israelíes son muy útiles para los proyectos de energía renovables y la sostenibilidad.

¿Cree usted que alguna vez será candidato a presidente?

No. Yo nunca pensé en convertirse en un diputado, y mucho menos en un ministro. Estoy en esta posición debido a que el presidente me pidió que dirigiera el ministerio. Nunca lo pedí. Apoyé a Mauricio Macri, porque me di cuenta de este partido político era la última oportunidad para evitar la demagogia y evitar llegar a ser como Venezuela [que actualmente está experimentando un aumento de la agitación política violenta y una crisis económica].

¿Qué clase de mensaje le daría a las generaciones futuras?

No debemos limitarnos a decir a los jóvenes que trabajen duro para un futuro mejor; debemos decirles, “Tienes un futuro mejor y estoy haciendo todo lo posible para que usted pueda disfrutarlo”. Yo sé que no voy a ser perfecto, pero al menos voy a tener la tranquilidad de saber que cuando mis hijos me sucedan, tendrán las herramientas para hacerlo. Yo no quiero que se pregunten: “¿Por qué no se tomó la oportunidad de participar y solucionar el país, mientras que todavía era una democracia?.  Y yo no quiero responder que simplemente me quejé y protesté desde la comodidad de mi sofá.

Creo que nosotros, como Judíos, tenemos una misión fundamental, que es la redención, el Mesías. Además de esto, somos co-creadores con D’os. Estamos – o debemos estar – dispuestos a hacer de este mundo un lugar mejor. Realmente creo que no debemos preguntarle a D’os donde Él está. Sino que, tenemos que escuchar cuando pregunta si estamos haciendo lo que se supone que tenemos que hacer  con todo lo que Él nos dio.

 

Por: Michelle Mendeluk | En: The Times Of Israel | Traduce: Yojanán Sarmiento ─ © estadodeisrael.com

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*