Árabes capturados mientras saqueaban importante sitio arqueológico en Israel


Los supervisores de la División de Prevención del Robo Arqueológico atraparon in fraganti a un grupo de árabes saqueando un sitio arqueológico en Modi’in.
El sitio, las ruinas de Beit Shana, es una ciudad judía de 2.000 años de antigüedad, de la época del Segundo Templo. Fue una de las 900 ciudades destruidas durante la revuelta de Bar Kojba, y todavía contiene estructuras identificables, pasadizos subterráneos ocultos y acueductos agrícolas.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Durante una inspección periódica de la zona, que está clasificado como un sitio de patrimonio arqueológico, supervisores israelíes vieron a tres sospechosos árabes en plena excavación ilegal bajo los arbustos. Los supervisores alertaron inmediatamente a las patrullas de campo, así como a la Policía de Israel, que llegaron a toda prisa para detener a los sospechosos.
Tras la investigación, los sospechosos, todos ellos en una media de 40 años de las aldeas árabes de Beit Ur al-Tahta y Kitana, se encontró que tenían herramientas para cavar, detectores de metales, herramientas de cerrajería, linternas, y una gran cantidad de alimentos y agua.
Sobre la base de la cantidad de comida y agua, es obvio que los sospechosos planeaban permanecer bajo tierra durante un largo período de tiempo, mientras continuaban cavando más profundo, apuntando hacia pasadizos subterráneos de la revuelta de Bar Kojba“, dijo Uzi Rotenstein, Jefe de la División de Prevención de Robo  Arqueológico“. Infortunadamente, en los últimos años ha habido varios intentos de saquear sitios arqueológicos.

“Estos grupos de ladrones intentan entrar en los sistemas subterráneos en un intento de encontrar artefactos antiguos. A medida que cavan, causan daños irreversibles en la historia del país y de la historia de su pueblo. Los arbustos no les representan impedimento alguno, ya que están cavando bajo tierra”.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

También se encontró que los tres sospechosos se hallaban ilegalmente en Israel, después de haber entrado a través de la carretera principal y el transporte público Rehovot. Admitieron ante los investigadores su intención de encontrar artefactos antiguos para vender.
El Tribunal del Distrito Central de Israel presentó una acusación por dañar un sitio arqueológico.

Un informe de la Autoridad de Antigüedades de Israel señaló que “los sospechosos causaron un daño irreparable al sitio. Otros que no seab capturados, en el tiempo pueden acabar dañando el sistema subterráneo y causando un gran daño”.

En Israel, dañar un sitio arqueológico es un delito que puede llevas hasta cinco años de prisión.

Be the first to comment

Leave a Reply