Confirman que Venezuela entregó pasaportes y visas a personas vinculadas a Hezbollah

ex asesor de la embajada venezolana en Irak Misael López
Así lo aseguró el ex asesor de la embajada venezolana en Irak Misael López en un documento que reveló serias irregularidades en la expedición de pasaportes y visas venezolanas. La investigación consistió en revisar miles de documentos y entrevistas en Estados Unidos, España, Venezuela y el Reino Unido.

En un documento, vinculan al nuevo vicepresidente venezolano, Tareck El Aissami, con 173 pasaportes e identificaciones venezolanas que fueron entregadas a personas de Medio Oriente, incluyendo algunas vinculadas al grupo terrorista Hezbollah, según CNN. Un pasaporte venezolano permite la entrada a más de 130 países sin visado, incluidos 26 países de la Unión Europea.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

La acusación de que el país estaba emitiendo pasaportes a personas que no venezolanas surgió a principios del 2000, cuando Hugo Chávez era presidente del país.

Durante el curso de la investigación, el ex asesor legal de la embajada venezolana en Irak Misael López proporcionó documentos que demuestran que en reiteradas ocasiones informó a los funcionarios venezolanos sobre lo que descubrió. Sin embargo, manifestó que en lugar de investigar sus acusaciones, el gobierno lo atacó por revelar información confidencial. Los funcionarios estadounidenses también fueron informados de sus hallazgos.

“Estoy preocupado por mi seguridad y la seguridad de mi familia donde quiera que vaya”, aunque expresó: “No puedes ser un policía y un ladrón al mismo tiempo. Decido ser policía y hacer lo correcto”.

López, un abogado que trabajó como oficial de policía en Venezuela, dijo que pensaba que convertirse en un diplomático era una gran oportunidad en su carrera y le permitiría servir a su país. Con esto en mente, se trasladó a Bagdad para comenzar su nueva vida en la Embajada de Venezuela.

No obstante, en su primer día en julio de 2013, su nuevo jefe, el embajador venezolano Jonathan Velasco, le dio un sobre lleno de visas y pasaportes. “Él me dijo, ‘Recibe esto, es un millón de dólares de Estados Unidos’. Pensé que se trataba de una broma, pero luego me explicó que en Irak la gente paga mucho dinero para obtener una visa o un pasaporte para salir del país”, recordó López.

El ex asesor legal contó que también lo presionaron a él para realizar el mismo trabajo: “Sospeché que podrían ser para terroristas, por eso lo rechacé de inmediato”. En una ocasión, confesó que encontró una lista de 21 nombres árabes con los correspondientes números de pasaporte venezolanos y números de identificación venezolanos. Esto fue confirmado por un funcionario venezolano de inmigración que explicó que un chequeo cruzado de los números de pasaporte indicó que eran válidos y coincidían con los nombres de la lista que López encontró.

Preocupado por el hecho de que el régimen de pasaportes y visados continuara sin su conocimiento, López decidió investigar al empleado de la embajada que le había ofrecido vender pasaportes y encontró en su escritorio el sello oficial de la embajada usado para autenticar visas, así como hojas de papeles impresas con el sello del gobierno venezolano.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

En abril de 2014, nueve meses después de comenzar el trabajo, envió por correo electrónico un informe al embajador Velasco sobre la supuesta venta de pasaportes y visas, quien, según López, sabía lo que estaba sucediendo dentro de la embajada. Como respuesta, Velasco amenazó con despedirlo.

A finales de 2015, el gobierno venezolano acusó a López de “abandonar su cargo” y lo destituyó. Un funcionario de la policía se presentó en su casa en Venezuela con un documento que decía que estaba bajo investigación por revelar “documentos o secretos confidenciales”. En una carta, el gobierno de Venezuela restringió la cobertura de historias relacionadas con el turismo, el clima, fuentes alternativas de energía y las relaciones entre las diferentes instituciones gubernamentales en el país.

Sin embargo, esta no fue la primera vez que se hacían públicos datos sobre los pasaportes venezolanos. Legisladores estadounidenses escucharon informes sobre el fraude en el pasaporte venezolano durante las audiencias del Congreso desde 2006. De hecho, un informe del Congreso advirtió que “Venezuela está brindando apoyo, incluyendo documentos de identidad que podrían resultar útiles para los grupos islámicos radicales”.

Sumado a esto, un informe del Departamento de Estado de Estados Unidos también concluyó que “los documentos venezolanos de viaje e identificación son extremadamente fáciles de obtener por personas que no tienen derecho a ellos”.

Roger Noriega, ex embajador de Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos y ex subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, declaró ante un congreso en 2012 que “Venezuela ha proporcionado miles de identificaciones falsas, pasaportes y visas a personas de Medio Oriente”.

Un informe de inteligencia confidencial de 2013 de un grupo de países latinoamericanos dice que de 2008 a 2012, 173 personas de Medio Oriente recibieron pasaportes e identificaciones venezolanas. Entre ellos había personas vinculadas al grupo terrorista Hezbollah.

Según el informe, el vicepresidente El Aissami “se encargó de expedir, conceder visas y nacionalizar a ciudadanos de diferentes países, especialmente sirios, libaneses, jordanos, iraníes e iraquíes”.

Funcionarios estadounidenses concluyeron que Ghazi Nasr Al-Din, un ex diplomático venezolano que trabajó en la embajada del país en Siria ha “facilitado el viaje” de los miembros de Hezbollah hacia y desde Venezuela, según un comunicado de prensa del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

El general Marco Ferreira, quien estuvo a cargo de la oficina de inmigración de Venezuela en 2002, confesó que fue testigo de altos funcionarios corruptos que ordenaban pasaportes para personas que no eran ciudadanos cuando estaba dirigiendo el departamento. También añadió que cualquier persona podría obtener un pasaporte en una oficina local porque cada uno trabajó independientemente.

“Uno de los problemas fue la gente corrupta que estaba trabajando en ese lugar. El segundo problema fue la fragilidad del sistema, porque todo era muy viejo y tienen muchas filtraciones en el proceso”, aseguró Ferreira.

Misael López, vive actualmente en España, ya que no puede regresar a Venezuela. “Hice lo correcto y estoy orgulloso. No hay remordimientos en absoluto”, concluyó.
Fuente: itongadol.com.ar / agenciaajn.com

1 Comment

  1. Que mal vas a terminar Gobierno de Venezuela y tu inculto presidente de dicho país MADURO. Serás recordado como Nerón que al final mató a su madre.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*