La investigación de esta mujer judía salvará millones de vidas

Joanna Slusky, profesora de biociencias moleculares y biología computacional en la Universidad de Kansas (Sarah Mullinax a través de JTA)

JTA – Joanna Slusky coloca un tubo de ensayo en una incubadora con agitación, acciona el interruptor, y comienza a vibrar. Ella también.
“Estoy muy contenta”, dijo, mostrando otro artilugio en su laboratorio, un adminículo que agita soluciones utilizando una bobina magnética y una barra de metal. “¿Qué tan grandioso es esto?”
Es bastante grande, sumamente grande. El trabajo que está haciendo Slusky en la Universidad de Kansas, donde es profesora asistente de ciencias biológicas moleculares y biología computacional, en última instancia, puede salvar millones de vidas.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Una proteína que diseñó parece ser una de las respuestas más prometedoras por el momento a la creciente amenaza de las bacterias resistentes a los antibióticos. Es una plaga que infecta a 2 millones de estadounidenses cada año – más de 23.000 fatalmente, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Algunos funcionarios de salud mundial proyectan que para el año 2050, la resistencia a los antibióticos, si no se controla, podría ser responsable de más muertes en el mundo que todos los tipos de cáncer combinados.
La innovación de Slusky ganó la atención del Gordon and Betty Moore Foundation con sede en Palo Alto, California, que en noviembre la nombró una de las primeras cinco becarias Moore Inventor. Como tal, ella recibirá $ 825.000 por más de tres años para financiar su investigación, incluyendo $ 50,000 al año de la Universidad de Kansas.
Es un emprendimiento importante para las perspectivas de la salud mundial y un logro notable para la bioquímica judía de 37 años de edad, que nunca se vio a sí misma como una “científico inventor” – un término que confiesa además, haber inventado.
Habiendo crecido en un hogar judío observante en Nueva Jersey, Slusky sabía desde muy temprana edad que quería ser un científica. Eso es en gran parte gracias a su madre – una física de Bell Labs, que fue una de las primeras mujeres en obtener un doctorado en física en Princeton – que hizo que la ciencia “sonara divertida”, dijo Slusky a JTA .
Hubo un paseo en coche que se ha convertido en una de nuestras historias de la familia“, dijo. “El tema de conversación fue: “¿Qué quieres ser cuando seas grande?“. Mi madre estaba describiendo cómo, como científica, disparaba el láseres sobre cristales. Mi padre es un abogado de patentes, y él nos contó cómo hablaba con la gente y escribía cosas. Así que dije, “Ok, voy a ser una científica”. Y mi hermano dijo: “¿Puede niños sean científicos, también?“.
Slusky siempre ha guardado Shabat y kashrut. Dijo que su identidad está determinada tanto por su tradición judía y su trabajo.

“Es algo que pienso mucho”, dijo. “Creo que la ciencia está respondiendo fundamentalmente la cuestión de «cómo», mientras el judaísmo responder a la pregunta de «por qué», y esas cosas no están en contraste para mí. Son dos partes que se complementan mucho”.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

El primer trabajo de Slusky en las ciencias, técnicamente, era como una niñera en edad escolar de los hijos de un profesor de genética molecular. Cuando supo que estaba interesada en la bioquímica, que se puso en contacto con el Dr. Terry Goss Kinzy en la Universidad de Rutgers, en cuyo laboratorio trabajó durante dos veranos.
A partir de ahí, después de obtener un título en química de Princeton, para nutrir aún más su compromiso con el aprendizaje judío pasó un año en el Instituto de Educación Judía Drisha en el Upper West Side de Manhattan. Luego siguió un doctorado en bioquímica y biofísica molecular de la Universidad de Pennsylvania, seguido por el trabajo post-doctoral en la Universidad de Estocolmo de Suecia y el Centro del Cáncer Fox Chase de Filadelfia. Se incorporó a la Facultad de la Universidad de Kansas en 2014.
En el trayecto, Slusky descubrió el diseño de proteínas, que es el estudio – y la aplicación – de la relación entre la secuencia de aminoácidos y estructuras de proteínas 3-D resultantes. Poco después de establecer su laboratorio en K.U, mientras investigaba lo que ella llama una pregunta “científicamente interesante” acerca de las interacciones proteína-proteína, creó una nueva proteína, pero finalmente la dejó a un lado.
“Y luego, a través de conversaciones con colegas sobre resistencia a los antibióticos, me puse a pensar, «Me pregunto si esta proteína que tengo en el congelador podría hacer a las bacterias susceptibles a los antibióticos»”, recordó. “El objetivo de mi trabajo es, en lugar de hacer nuevos antibióticos, hacer que los viejos antibióticos funcionan como nuevo“.
Debido a lo que algunos consideran la sobreprescripción y el uso excesivo en la agricultura, los antibióticos actuales están presentes en el agua y el suelo, donde las bacterias pueden desarrollar resistencia. Mientras que algunos resisten debido a la mutación de las proteínas diana de las bacterias o la modificación del propio antibiótico, el problema más amplio es cuando un antibiótico no puede alcanzar su objetivo debido a algo que se llama una “bomba de flujo” – esencialmente una proteína que expulsa a los antibióticos justo afuera a través de la membrana de las bacterias. La proteína de Slusky desactiva esa bomba.
Ella no es la primera en intentar esto, pero los esfuerzos anteriores se han centrado en diferentes proteínas en la bomba de flujo, a menudo con resultados tóxicos. Lo que distingue a esta proteína es que se dirige a la membrana externa de la bacteria – una característica ausente de todas las células humanas, que por lo tanto no son vulnerables a un ataque intencional. Por lo tanto, la proteína de Slusky debe ser no tóxica y más potente contra las bacterias.
La convocatoria de la Fundación Moore – establecida por el co-fundador de Intel Corp. Gordon Moore – se produjo poco después del avance de Slusky. Los fondos permitirán a Slusky ampliar su laboratorio, mientras que la publicidad podría recoger un mayor interés y recursos, ayudándola a establecer datos suficientes para preparar la proteína para ensayos clínicos – y posiblemente un tratamiento aprobado y efectivo dentro de 20 años.
“Es simplemente fantástico”, dijo de los reconocimientos y el potencial para ayudar a salvar vidas. “Espero que sea una bola de nieve“.
En cualquier caso, Slusky sabe que hay mucho trabajo por delante – aunque, por supuesto, no en Shabat, que ella y su familia observan. Slusky y su esposo, David, profesor asistente de economía en la U.K, y su hija son miembros activos de su sinagoga conservadora en Kansas City.
El último Shavuot, Slusky dio una clase de Torá y ciencia. Entre muchos temas, se refirió a la filosofía de Abraham Joshua Heschel de “asombro radical” en el mundo milagroso, natural que nos rodea.
Slusky dijo que es la ciencia lo que le da esa sensación de asombro – si se trata de la enseñanza de manera informal entre los estudiantes e investigadores de su personal, para ayudar a una sala llena de estudiantes de licenciatura a descubrir la bioquímica, por primera vez, o trabajar solo en el laboratorio.
“Las complejidades de las interacciones proteína-proteína y descubrir nuevas cosas acerca de ello es lo que me llena de asombro radical, que es un sentimiento fundamentalmente religioso”, dijo. “También creo que tengo una responsabilidad con el mundo, que mi obligación es la de soportar la carga de los otros. Y si tengo la oportunidad de hacerlo en una escala global, entonces eso es muy emocionante”.
Por: Victor Wishna | En: Arutz Sheva | Traduce: © estadodeisrael.com

2 Comments

  1. Bendita seas Joanna Slusky, no quiero que pierdas el tiempo con mi pequeño comentario. El pueblo judío, algún día le dará una bofetada al mundo sin levantarle la mano, y aprenderán a respetarlo.Shalom

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*