Por primera vez en 1.000 años: servicio de Yom Kipur en el Monte del Templo

Rabbis Goren and HaCohen at the KotelDavid Robinger
Rabinos Goren y HaKohen en el Kotel [David Robinger]

Sólo una vez en los últimos mil años (desde la segunda conquista musulmana de la Tierra Santa – la primera fue en el siglo 7 después de la aparición del Islam) un servicio de Iom Kipur se llevó a cabo en el Monte del Templo. Secreto guardado durante casi 50 años, el líder de la oración en ese momento, contó recientemente la historia al corresponsal Hageo Huberman.

El servicio fue completo con postraciones como en los tiempos del Templo, aunque sin ofrendas de sacrificio y de incienso. El participante principal no era otro que el rabino Menajem HaKohen (el nombre Kohen significa Sacerdote y casi siempre denota a alguien descendiente del hermano de Moisés, Aarón, el primer sacerdote), que sirvió en el pasado como miembro de la Knesset por el Partido Laborista, el rabino de la Organización Histadrut, y el principal ayudante de jefe de las FDI rabino mayor general Shlomo Goren. En la famosa foto del Rabino Goren tocando el shofar en la cima del Monte tras su liberación en 1967 por las fuerzas israelíes, al rabino HaKohen se le puede ver a su lado.

Después de la Guerra de los Seis Días, un altercado surgió entre el ministro de Defensa Moshe Dayan, que “devolvió las llaves del Monte del Templo” al Waqf, y el Rabino Goren, que sintieron que a los Judíos se les debe permitir rezar en su lugar más sagrado y querían construir una sinagoga. Después el Rabino Goren llevó a cabo una oración durante el servicio de Tishá Be Av en la cima del Monte sólo seis semanas después de la Guerra de los Seis Días, Dayan le prohibió volver a orar allí de nuevo.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Para Yom Kippur, sólo dos meses más tarde, el Rabino Goren tuvo una inspiración. En la mañana de la víspera de Iom Kipur, que apareció en la casa del rabino HaKohen en Ramat Gan con diez soldados del Rabinato de las FDI, y le dijo:

“Dayan me ha prohibido mantener un servicio de oración en el Monte, pero no dijo nada acerca de usted. Aquí hay diez soldados y un rollo de la Torá – Me piden que por favor usted tome mi lugar y haga una [oración] minian allí”.

Dayan sabía del plan del Rabino Goren, pero no lo detuvo. Se temía que un minian dirigido por el Gran Rabino, con el rango de mayor general [En la actualidad, los Rabinos de las FDI no están en el mismo rango] causaría un gran revuelo internacional.

El Rabino HaKohen dijo a Huberman que estaba muy contento de cumplir con la solicitud, e incluso llevó a sus dos hijos, de 8 y 5 años de edad, junto con él. El padre del Rabino HaKohen, Mordejai HaKohen fue autor de libros académicos que demuestran la existencia de una sinagoga en el Monte del Templo durante la Edad Media, así como la visita de Maimónides al lugar sagrado.

El Rabino HaKohen dirigió la mayor parte de los servicios de oración, y lo más destacado fue cuando llegó a la frase recitada por el Sumo Sacerdote en Iom Kipur [en traducción libre]:
“Por favor, Di-s, he pecado, al igual que los otros sacerdotes [y la Nación ]. Por favor, expia nuestros pecados, como está escrito en Tu Torá: “En este día Di-s expiará y te purificará de sus pecados”. “El Sumo Sacerdote luego recita el Nombre Inefable de Di-s, momento en el que toda la congregación se inclina y cae prosternados sobre sus rostros. Precisamente eso es lo que los participantes en el servicio de la era moderna en 1967, a pocos metros de distancia de donde se se llevaba a cabo el servicio durante cientos de años en pureza y la santidad.

Los fieles no abandonaron la posición de la guardia de fronteras, cerca de la mezquita de Al Aqsa todo el día, por orden del Rabino Goren. Sólo Meron de 8 años de edad logró escaparse y de hecho se puso de pie a la entrada de la mezquita.

Después de la oración final, cuando Yom Kipur concluía, los fieles salieron y estuvieron en el centro de la plaza, donde el rabino HaKohen el shofar señalando la conclusión oficial del día santo. “A medida que tocaba el shofar“, recordó, “pude escuchar el sonido del shofar por debajo de nosotros, en la plaza del Muro Occidental“.

El retorno del servicio de Iom Kipur una vez más en el Monte del Templo puede parecer algo lejando en la actualidad, pero el pueblo judío, continúa orando todos los días: “Restaure el servicio de Su santa casa … Que nuestros ojos vean su retorno a Sión“.Por: Hillel Fendel | En: Israel National News | Traduce: © estadodeisrael.com

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*