El Juego Calculado para definir una Jerusalém exclusivamente musulmana

Musulmanes palestinos rezan durante la noche del 2 de julio del año 2016 fuera de la Cúpula de la Roca en el centro del Monte del Templo en la Ciudad Vieja de Jerusalén con motivo de Laylat al-Qadr. [Ahmad Gharabli, AFP]

Por: Ileana Ros-Lehtinen– La semana pasada , el Consejo Ejecutivo de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura aprobó una medida divisiva e irresponsable que niega el registro histórico de Jerusalém y suprime los lazos judíos y cristianos a la ciudad santa.
La intención de la resolución es inequívoca y no es ninguna coincidencia que el lenguaje en esta medida es similar al de una decisión tomada por el órgano de gobierno de la UNESCO en abril pasado; de hecho, es deliberado.


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

La UNESCO es sólo una parte de la estrategia general del presidente palestino Mahmoud Abbas y los líderes palestinos para intentar deslegitimar al Estado judío democrático de Israel, al mismo tiempo mover hacia adelante en las Naciones Unidas un plan para lograr el reconocimiento de la condición de Estado de forma unilateral.
Y el eje a esa estrategia es la reformulación de la importancia de Jerusalém para israelíes y palestinos, suprimiendo también el significado religioso de la ciudad santa para más de mil millones de cristianos en el mundo. Al tratar de encubrir la importancia de Jerusalém para las comunidades judías y cristianas y en su lugar poner de relieve la pertinencia de la ciudad exclusivamente al Islam, los palestinos están haciendo una obra de teatro concertada y calculada para la definición de Jerusalém como exclusivamente musulmana.
De este modo, los palestinos están tratando de crear un registro en la UNESCO y en todo el sistema de la ONU de que Jerusalém es de poca importancia para Israel y por lo tanto debe ser la capital de un estado palestino islámico futuro. Este enfoque es defectuoso y peligroso; una solución pacífica y el futuro de Jerusalém no pueden ser dictados, deben ser de mutuo acuerdo entre los palestinos y los israelíes.
Perdido en las discusiones sobre la forma en que esta medida unilateral disminuye la importancia de Jerusalém para Judíos y cristianos están los párrafos del documento que son notorias, intencionadamente inflamatorios y llenos de falsas acusaciones contra Israel. En ninguna parte de este documento verás ninguna culpabilidad por la incitación de la Autoridad palestina a la violencia y el terror que se ha apoderado de Jerusalém desde el año pasado.


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

El carácter engañoso de esta medida es evidente: la UNESCO y la ONU escriben en mayúsculas su deseo de reconocer a los palestinos como un estado legítimo y autónomo, pero cuando se trata de la rendición de cuentas, absuelve a sus líderes de toda responsabilidad por las acciones de su gente. Es por ello que incumbe a los Estados Unidos y otras naciones responsables el oponerse vehementemente a medidas como ésta y ponerse de pie en apoyo de Israel para derrotar los esfuerzos dirigidos a deslegitimar el derecho del estado judío a existir.
Que la UNESCO es el pilar de esta estrategia no debería ser ninguna sorpresa, ya que fue la UNESCO quien primero votó para admitir y reconocer el inexistente estado de Palestina. Que a este esquema se le haya permitido continuar, sin embargo, es perjudicial para las perspectivas de paz y subraya la necesidad de una reforma drástica en esta agencia de la ONU.
Cuando la agencia admitió a la Organización de Liberación de Palestina como estado miembro, que provocó la ley de larga data de Estados Unidos que dictaba que Estados Unidos retenga sus cuotas de la UNESCO. Hay quienes sostienen que los Estados Unidos deben reanudar sus cuotas y ser un miembro de pleno derecho con el fin de ejercer su influencia y perseguir nuestros intereses. Este argumento es al revés y se ha demostrado una y otra vez que es falso.
Los EE.UU. supuestamente hicieron todo lo posible para evitar que la UNESCO admita a los palestinos, pero sin éxito. Fue entonces cuando los Estados Unidos era un miembro de pleno derecho, de máxima influencia y pagaba sus cuotas y sin embargo, aún así no protegió nuestros intereses y de nuestros aliados. Estados Unidos sigue siendo un miembro de la Junta Ejecutiva, pero a medida que la votación de esta semana y el voto en abril pasado demostraron, su compromiso en la UNESCO no ha demostrado la capacidad de contrarrestar esta agenda anti-Israel, agenda anti-occidental que va en contra a nuestros principios.
En lugar de prometer continuamente restaurar los fondos de la UNESCO, los Estados Unidos debe ser exigente para que sean implementadas las reformas que tanto necesitan antes de considerar el desembolso de los fondos. La reanudación de sus contribuciones a la UNESCO y sin exigir primero reformas sólo legitimarían a este cuerpo y perpetuarían esta narrativa peligrosa.
Y esto nos lleva al corazón del problema real, porque lo que estamos presenciando en la UNESCO es un síntoma de una enfermedad mucho mayor que es el prejuicio contra Israel endémico y sistémica en todo el sistema de las Naciones Unidas. El enfoque palestino en la ONU es hacer todo lo posible para evitar tener que llegar a las negociaciones directas con Israel. En lugar de ello, se ha recurrido a los organismos especializados, como el Consejo de Derechos Humanos, la UNESCO, el UNRWA y otros para intentar aislar y deslegitimar al estado judío en la comunidad internacional.
Cuando que el cuerpo que está destinado a promover y proteger los derechos humanos se utiliza como un púlpito para atacar a la única democracia en Oriente Medio y como una herramienta para proteger a los peores violadores de los derechos humanos en el mundo, obviamente está fallando. Cuando la agencia encargada de preservar la historia y la cultura lo que hace es suprimirla, entonces el sistema está evidentemente quebrado. Toda la base sobre la cual la ONU fue creada ha sido desgarrada y lo que queda en su lugar es una cáscara de un cuerpo que está en extrema necesidad de una reforma de arriba a abajo.

Fuente: HAARETZ | Traduce: © estadodeisrael.com
Ileana Ros-Lehtinen, un miembro republicano de la Cámara de Representante de Florida, es presidente emérito del Comité de Asuntos Exteriores, Presidente en ejercicio de su subcomité Oriente Medio y el Norte de África y es miembro del Comité Permanente de Inteligencia.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*