El gobierno proscribe la rama norte del Movimiento Islámico local

El gabinete de seguridad del gobierno israelí declaró esta noche a la rama norte del Movimiento Islámico en Israel asociación ilícita. Esto significa que el movimiento liderado por el jeque Raed Salah fue proscripto y todo aquel que active o coopere con él puede ser demandado y condenado a penas de prisión.En virtud de esta decisión, esta madrugada fueron interrogados el propio jeque Raed Salah – máximo líder del movimiento – su vice, jeque Kamal Khatib y el Dr. Salman Abu Ahmed, a cargo de las áreas Jerusalem y Al-Aqsa en la organización.

A partir de ahora el Servicio de Seguridad y la policía podrán detener a cualquier activista o seguidor de la rama norte del movimiento, una medida que podría comenzar a ponerse en práctica en los próximos días. El gobierno tomó la decisión en base a material probatorio recogido por el Servicio de Seguridad Nacional, la Policía y efectivos de inteligencia.

Entre otras cosas, se recolectó evidencia que apunta a la estrecha relación, ideológica y operativa, de la facción norte con Hamás y la Hermandad Musulmana. Las autoridades de seguridad distinguen entre la rama norte y la sección sur del movimiento, considerado más moderado y contra la cual no se han tomado medidas ni sanciones.

Tras el anuncio y con la firma del ministro de Defensa Moshe Yaalon de una orden de embargo de dinero y propiedades de 17 asociaciones e instituciones pertenecientes a la rama norte del Movimiento Islámico, la policía realizó un amplio operativo en el cual se ejecutraron órdenes de cierre de 17 fundaciones e instituciones pertenecientes al movimiento en distintos puntos del país: Umm el-Fahm, Yafo, Nazareth, Kfar Cana, Turan, Beer Sheva y Rahat.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

El líder de la rama norte del Movimiento Islámico, jeque Raed Salah, fue condenado a 11 meses de prisión por incitación a la violencia y el racismo y debe comenzar a cumplir su sentencia el 27 de noviembre. El jeque rechazó la decisión del gobierno israelí y ordenó la realización de una reunión de emergencia de su movimiento para hoy.

“Todas estas medidas son inaceptables. El Movimiento Islámico permanecerá y seguirá en su camino a la victoria, especialmente en Jerusalem y Al-Aqsa. Es un honor para mí continuar como jefe del Movimiento Islámico. Voy a actuar con todos los medios para borrar el mal que nos hizo este gobierno”, declaró el jeque en redes sociales.

El gobierno israelí emitió esta mañana un comunicado en el que expresa:
Durante años, la rama norte del Movimiento Islámico ha llevado una campaña mentirosa de incitación bajo el título ‘Al Aqsa está en peligro’ que acusa falsamente a Israel de tener la intención de dañar la mezquita de Al Aqsa y violar el status-quo. En este contexto, la rama norte ha establecido una red de activistas asalariados (Mourabitoun / Mourabitat) que se dedican a realizar provocaciones en el Monte del Templo. Esta actividad ha dado lugar a un aumento significativo de la tensión en el lugar. Una parte significativa de los recientes ataques terroristas se han cometido en el contexto de esta incitación y propaganda.

La ilegalización de la organización es un paso vital en el mantenimiento de la seguridad pública y la prevención de daños a la vida humana.

La rama norte, encabezada por el jeque Raed Salah, es un movimiento hermano de la organización terrorista Hamás. Los dos grupos mantienen una cooperación estrecha y secreta. La rama norte del Movimiento Islámico es una organización separatista racista que no reconoce a las instituciones del Estado de Israel, niega su derecho a existir y pide el establecimiento de un califato islámico en su lugar. La rama norte del Movimiento Islámico pertenece al Islam radical y es parte del movimiento global “Hermanos Musulmanes”. Los dos movimientos comparten una ideología extremista y un objetivo común: la destrucción del Estado de Israel.

Be the first to comment

Leave a Reply